Usted está aquí: Inicio / Normativa / EUROPA

Directiva 2003/98/CE

La Directiva Europea 2003/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de noviembre de 2003, establece un conjunto mínimo de normas para la reutilización basadas en los principios de la transparencia, en un acceso equitativo, proporcional y no discriminatorio que busca armonizar mínima- mente las diferentes condiciones que existan a nivel comunitario. La directiva no obliga a los países a autorizar la reutilización, decisión que corresponde a los estados, sino que es de aplicación en los casos en que exista publicación de documentos para su reutilización, estableciendo condiciones en cuestiones relacionadas con el tratamiento de solicitudes, formatos aplicables, tarificación –aspecto que se permite, pero no se obliga con el fin de revertir el coste marginal de producción–, licencias o prohibición de los acuerdos exclusivos. En esta directiva, ya podemos ver una referencia a la necesidad de catálogos de datos que permitan la búsqueda de la información. 

La norma asocia siempre la reutilización con fines comerciales y no comerciales al concepto de documento, que la propia directiva define como «cualquier contenido sea cual sea el soporte (escrito en papel o almacenado en forma electrónica o como grabación sonora, visual o audiovisual); o cualquier parte de tal contenido».

La norma recoge excepciones en su aplicación sobre ciertos tipos de información, como los documentos conservados en instituciones culturales, educativas y de investigación, por ejemplo.

 

Directiva 2013/37/UE 

Diez años después de la publicación de la Directiva 2003/98/CE sobre reutilización, se publica la Directiva 2013/37/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de junio de 2013 con el objeto de modificar la primera, tomando como referencia una consulta pública realizada sobre el conjunto de actores de la reutilización en Europa.

El documento contiene una serie de cambios con respecto a la versión anterior; entre otros:

  • Se introduce la autorización generalizada de la reutilización.
  • Se aclara el ámbito de aplicación y se amplía a bibliotecas, archivos y museos; y, por ejemplo, se clarifica el concepto de confidencialidad comercial, en el que incluyen los «secretos comerciales, profesionales o empresariales».
  • Se establece la obligación de que los documentos reutilizables se publiquen en formatos interoperables «mediante formatos abiertos y legibles por máquina junto con sus metadatos, con los niveles más ele- vados de precisión y granularidad, en un formato que garantice su interoperabilidad.
  • En cuanto a las tarifas, se sigue permitiendo su cobro, aunque se indica que deberán aplicarse "los costes marginales en que se incurra para su reproducción, puesta a disposición y difusión". Sobre lo comentado se proponen excepciones en museos, archivos y bibliotecas y en orga- nismos dependientes de ingresos.
  • También se redefinen los tiempos máximos durante los que se pue- den otorgar derechos exclusivos relacionados con la digitalización de recursos culturales.

 

Inspire 

El objetivo es asegurar que las infraestructuras de datos espaciales de los Estados miembros sean homogéneas, compatibles e interoperables en un contexto comunitario y transfronterizo, de forma que se adopten Normas de Ejecución comunes (Implementing Rules) específicas para las siguientes áreas: metadatos, conjuntos de datos, servicios de red, servicios de datos espaciales, datos y servicios de uso compartido y seguimiento e informes. Estas normas serán de obligado cumplimiento en cada uno de los países de la Unión Europea y la implementación técnica de estas normas se hace con las Guías Técnicas (Technical Guidelines), que constituyen documentos técnicos basados en estándares y normas Internacionales.

La Directiva Inspire (Infrastructure for Spatial Information in Europe) establece las reglas generales para el establecimiento de una Infraestructura de Información Espacial en la Comunidad Europea basada en las Infraestructuras de los Estados miembros.